ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

En Qatar, la diabetes es una enfermedad ligada a la comida basura

Enlaces relacionados

Narración

La enorme riqueza de Qatar ha transformado el estilo de vida nómada de muchas personas en uno de lujo... y ocio.

Pero este cambio se ha pagado muy caro, porque está afectando la salud de unas 215.000 personas.

«... Antes solía andar en auto sin problemas. Pero ahora, tengo que usar una silla de ruedas.»

Abdulrazaq tenía 25 años cuando le diagnosticaron una diabetes, una dolencia causada por tener altos niveles de azúcar en la sangre. Un asombroso 20 por ciento de la población qatarí vive con esta enfermedad, conocida como «el asesino silencioso».

La Dra. Manal Mussalam trabaja en la la Corporación Médica Hamad, la mayor institución médica de Qatar.

«Puedo decir que no hay una familia en Qatar sin un miembro que padezca diabetes.»

Según la Organización Mundial de la Salud, casi 350 millones de personas en el mundo – cerca del 5 por ciento de la población mundial, vive con esta enfermedad y se estima que esa cifra pueda duplicarse en los próximos 20 años.

Los especialistas atribuyen parte del aumento a la genética. Pero los estilos de vida sedentarios... y las disparadas tasas de obesidad también contribuyen al problema.

«Antes, la comida en el área del Golfo consistía principalmente de arroz y carne, pero ahora hay tantas variedades de alimentos...»

En la actualidad, las cadenas de comida rápida están por toda la región del Golfo.

«A la gente le gusta la comida basura.»

A los 52 años, Abdulrazaq, que solía ser un deportista talentoso, está confinado en su casa y sale únicamente para ir al hospital, donde recibe tratamiento y es examinado con frecuencia. También está obligado de por vida a tomar medicinas e inyecciones y a un constante seguimiento de sus niveles de azúcar en la sangre.

Pese a que cumple su régimen, la enfermedad está afectando con rapidez diferentes partes de su cuerpo.

«No veo con mi ojo izquierdo.»

Ahora sus riñones están fallando. Abdulrazaq depende de su hijo para llevarlo al hospital tres veces por semana. Su médico, el Dr. Adal Shabaan dice que la diálisis lo manteniene vivo.

«Creo que su salud ha mejorado marcadamente desde que empezó con la diálisis»

Alarmado por el rápido aumento de la enfermedad, el Gobierno de Qatar trabaja con sus aliados internacionales para encontrar una cura. Y a través del análisis genético, espera determinar la probabilidad de que una persona desarrolle la enfermedad.

Y mientras tanto, existe esperanza para el futuro. Por ahora, Abdulrazaq está en lista de espera para un transplante de riñón. Sin esa operación, sus probabilidades de sobrevivir son pocas.

Este reportaje fue producido por Mary Ferreira para las Naciones Unidas.

14 de diciembre de 2012

En el pasado, los qataríes eran nómadas, comían principalmente arroz y carne y la diabetes era una enfermedad infrecuente, pero con la llegada de los hábitos de vida sedentarios y la comida basura, la enfermedad se ha convertido en una pandemia. Con ayuda de la ONU, el Gobierno de Qatar busca una cura.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS