ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

La ONU ayuda a formar nuevos profesionales en Iraq para superar la guerra

Enlaces relacionados

Narración

Madena Saleh se siente orgullosa de su negocio de costura situado cerca de Erbil, al norte de Iraq. Con sus tres hijas, confecciona vestidos para la mayoría de las mujeres del pueblo.

Ahmed Hassan dirige una empresa de soldadura y ahora puede enseñar a su hijo, Bisto, sus nuevas habilidades.

Madena y Ahmed figuran entre los millones de iraquíes que luchan por sobrevivir después de la guerra.

«Antes era un ama de casa desempleada, vivía difícilmente, sin medio alguno para mejorar mi vida.»

«Durante años trabajé a tiempo parcial como albañil. Éramos muy pobres.»

Devastado por la guerra, el norte de Iraq es una de las regiones más pobres del país. La tasa de desempleo es elevada y hay mucha pobreza. Para crear empleo y alentar el crecimiento económico, la Organización de la ONU para el Desarrollo Industrial (ONUDI), ha lanzado un programa para alentar la actividad desde la propia comunidad.

Con fondos de la Unión Europea, ONUDI y la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación trabajan juntas para rehabilitar centros de entrenamiento cerca de las comunidades vulnerables. Son clases de capacitación técnica y formación comercial y de marketing así como tácticas empresariales- en suma, las bases para establecer un negocio.

Ahmed, que era un albañil que luchaba por sobrevivir, se inscribió en un curso de soldadura.

«Eso me ayudó mucho a aprender sobre soldadura y fabricación de acero. Después de eso, ONUDI me apoyó con herramientas para la maquinaria de soldar y con un soplete. ^Puse un taller. Me va bien ahora. Consigo clientes porque soy el único soldador de la aldea.»

Ahmed puede hacer casi todos los trabajos de metal. En un día que le va bien, puede ganar más de cincuenta dólares, lo que aquí es bastante dinero. Y toda la comunidad se beneficia de su éxito. Ahora, empresarios como Ahmed pueden ofrecer trabajo a otros.

También Madena, que aprendió corte y confección, es muy popular como costurera en su aldea.

«En Erbil la gente sabe que hago ropa, y los clientes me buscan, especialmente para hacer ropa kurda de última moda para las mujeres.»

Hoy, nueve de cada diez personas de este programa tienen trabajo. Iraq necesita más proyectos como é3stos para que su economía se recupere, dice Sirwan Jamel, de ONUDI.

«...Especialmente en el área de la aldea que pueda generar sus propios empleos para que también pueda sostener la economía.»

Y con el éxito de empresarios como Madena y Ahmed, la nación ha dado un paso más para lograr el renacimiento económico partiendo de la comunidad.

Este reportaje fue producido por Eva Manasieva e Ian Hazelton para las Naciones Unidas.

23 de noviembre de 2012

Los programas de formación profesional de la ONU en Iraq son un éxito. Nueve de cada diez personas que han pasado por ellos tienen trabajo. Se trata de una de las mejores formas de ayudar a la recuperación del país tras la guerra.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS