ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Las abejas detienen la erosión del terreno en las montañas de Pamir

Enlaces relacionados

Narración

Las montañas Pamir-Alai en Kirguistán son vivero de biodiversidad, cada vez más afectado por la erosión del terreno .

“Alrededor de las 3, recibí una llamada que me decía ‘Sal de tu casa inmediatamente. Un deslizamiento de tierra encima de tu casa te podría afectar . Cuando salí, miré la ladera, y ya se había derrumbado”.

En junio de 2011, un desprendimiento enterró la casa de Ulanbek Kasymov, en la aldea kirguís de Murdash.

“Tuvimos que abandonar nuestros hogares”.

Ahora que Unanbek se ha quedado sin hogar, acampa con su familia y vecinos en tierras que les ha dado el gobierno.

Han obtenido materiales de construcción y están tratando de rehacer sus vidas.

Más que sólo reconstruir sus hogares, los aldeanos también tienen que cambiar su forma de trabajar la tierra, dice Maksatbek Anarbaev del Centro Nacional para el Desarrollo de las Regiones Montañosas.

“El particular ecosistema de la región montañosa de Pamir-Alai es delicado. Por eso, cuando hay un pequeño cambio o interferencia, por los humanos o la naturaleza, el medio ambiente reacciona de inmediato.

Después de la independencia en 1991, las granjas colectivas en Kirguistán dejaron de funcionar, dejando a muchas personas sin empleo. Para subsistir, la mayoría de los aldeanos de Murdash se dedicaron a la cría de ganado.

Debido al pastoreo excesivo, la tierra se hizo más vulnerable a los deslizamientos de lodo.

“Para reducir la presión ejercida por el hombre, estamos considerando varios proyectos”.

Ulanbek, que enseña química en la escuela del lugar, tuvo una idea: resucitar una tradición local que estaba desapareciendo.

“Aprendí a criar abejas cuando estaba en primaria, observando a mi tío y a mi padre”.

Ulanbek decidió reducir el tamaño de su rebaño y producir miel para obtener más ingresos. Él y algunos de sus vecinos están participando en un experimento aplicado, un proyecto de desarrollo comunitario y capacitación en las montañas del Alto Pamir y Pamir-Alai. El proyecto, apoyado por las Naciones Unidas y el gobierno kirguís, con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, ofrece pequeñas subvenciones y asesoría técnica.

“Normalmente vendemos todos nuestros productos a nuestros vecinos en la aldea. Si las abejas producen suficiente, lo vendemos en el mercado de Osh. Las ganancias de este comercio son distribuidas entre los miembros de nuestro grupo como comida, ropa y ayuda financiera”. Además de aportar más ingresos, las abejas polinizan los árboles frutales y las praderas, produciendo abundante fruta y muchos pastos La producción de miel es una alternativa que no daña el medio ambiente.

“Mucha gente está interesada. Si traen las cajas, les daremos las abejas si Dios quiere,”.

Al adoptar prácticas sostenibles, como criar abejas, los aldeanos pueden sustentarse y al mismo tiempo contribuir a preservar el importante ecosistema de las montañas de Asia central. (13)

Este reportaje fue producido por Luis Patrón para las Naciones Unidas.

23 de octubre de 2012

La teoría del efecto mariposa dice que el simple batir de alas de estos insectos puede provocar un tsunami al otro lado del mundo. Algo parecido sucede en Kirguistán, donde las abejas se han convertido, con ayuda de la ONU, en una forma de detener la erosión del terreno y las avalanchas de lodo, que dejan a la población local sin medios de vida.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS