ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Sobre héroes de la vida cotidiana. Una nueva visión para Rusia

Narración

Es casi la hora de ir al trabajo. Anatoliy Popko se bebe un café de prisa y se despide de su bebita. Ahora se mete en el intimidante sistema de metro.

«Una vez que salgo del tren, tengo que escuchar con atención y tener mucho cuidado al caminar.»

Esto requiere valor, porque Anatoliy no ve; es ciego desde que era niño.

«Tengo que apresurarme de pilar en pilar lo más rápido que pueda.»

Anatoliy, de 29 años, es uno de los muy pocos ciegos, o personas con discapacidad, que han intentado abrirse paso en el subterráneo o salir a las calles de Moscú.

Según las Naciones Unidas, los 13 millones de personas con discapacidad que hay en Rusia afrontan no sólo barreras físicas, como el difícil acceso al transporte público y a los edificios, sino también el prejuicio y la discriminación generalizados. Muchas carecen de oportunidades laborales, por lo que el 90 por ciento de las personas con discapacidad de la nación están desempleadas.

«Si caminas por el centro de Moscú, probablemente pasaran horas antes de que veas alguna persona discapacitada. O tal vez no veas ninguna».

Históricamente, en Rusia, las personas con discapacidad eran enviadas a instituciones, como estos niños ciegos a inicios del siglo XX. Ahí, los niños aprendían técnicas tradicionales, pero sus vidas estaban estrictamente reglamentadas.

Y hoy, la marginación continúa. Los ciegos que pueden encontrar empleo no tienen más opción que pasar su vida laboral en trabajos de baja categoría, como estos empleados que ensamblan bombillas en esta fábrica de Moscú.

Anatoliy está convencido de que las nuevas tecnologías pueden ayudar. Como integrante de la Asociación de Ciegos de la Federación de Rusia, hace una demostración de este nuevo software de reconocimiento de voz que permite que los usuarios aprovechen la casi ilimitada información disponible en la internet.

«Estoy revisando los mensajes electrónicos en mi bandeja de entrada. Trece mensajes en total.»

(El sistema de reconocimiento de voz lee un texto).

Cuando escribe, puede oír cada letra que pulsa en el teclado, y el sistema corrige los errores.

(El sistema de reconocimiento de voz lee un texto)

«Sí, eso es lo que quise decir.»

La meta de Anatoliy es cambiar la situación en Rusia, no sólo para los invidentes, sino para todas las personas con discapacidad, y hay indicios de que sus deseos se están cumpliendo. Moscú ha declarado que estará “libre de obstáculos” para 2020, lo que significa que todos los edificios públicos y las instalaciones deben ser fácilmente accesibles. En 2008, la Federación Rusa suscribió la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Para Anatoliy, el nacimiento de su hija Polina hace diez meses, constituyó una nueva responsabilidad como padre y una nueva perspectiva para el futuro. En el fondo, él espera que su entereza influya en la vida de su hija.

«La independencia la llevo en lo más profundo de mi ser. El sentirme independiente significa que si quiero hacer algo, lo puedo lograr.»

Este reportaje fue producido por Francis Mead para las Naciones Unidas.

 

14 de agosto de 2012

Creemos que los héroes nacen en situaciones extraordinarias. Sin embargo, la mayoría de las ocasiones, sus hazañas ocurren a nuestro lado, en la vida cotidiana. Es el caso de Anatoly Popko, quien cada mañana se aventura a tomar el metro de Moscú pese al riesgo que supone debido a su ceguera. Ahora, gracias a la Convención de la ONU sobre las Personas con Discapacidad, su vida está cambiando.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS