ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

No son de aquí ni son de allá... Haitianos en la República Dominicana

Enlaces relacionados

Narración

Estamos en la provincia oriental de San Pedro de Macorís en la República Dominicana. La caña de azúcar cubre cientos de hectáreas de tierra y la mayoría del trabajo, como cuidar el campo o cortar y transportar la caña, lo realizan inmigrantes haitianos, conocidos como braceros. Uno de ellos es Lamour Auguste.

«No puedo salir a la calle, me siento como un fugitivo. Si salgo, la policía me puede detener y llevarme a un lugar en malas condiciones.»

No es un caso aislado. Los inmigrantes haitianos luchan desde hace mucho tiempo para integrarse en la sociedad dominicana. Algunos llevan viviendo más de 30 años en el país, en las casas de estas granjas conocidas como bateyes.

Son apátridas, sin país ni documentación y sus días están llenos de inseguridad, detenciones, deportaciones y falta de acceso a servicios básicos.

Eury Paul, de 16 años, prepara sus exámenes, aunque sabe que no puede continuar su educación. Es uno de los numerosos hijos de inmigrantes haitianos nacidos en la República Dominicana, a los que no se les otorga sus actas de nacimiento, pese a que el Artículo 11 de la Constitución estipula que «toda persona nacida en la República Dominicana es dominicana».

Casi seguro que Eury no irá a la universidad; aunque todavía tiene una oportunidad. Si bien sus padres son haitianos, una familia dominicana lo está apoyando. Por temor a que perder su estatus dominicano, nos habló anónimamente.

Según Amnistía Internacional, aproximadamente un millón de inmigrantes haitianos, incluidos sus familiares, vive en la República Dominicana, el 80 por ciento en los bateyes en condiciones difíciles. Conscientes de la situación, la agencia no gubernamental ASCALA, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Unión Europea están ayudando. (

Elena Candio, una beneficiaria del proyecto ASCALA, recibió su acta de nacimiento.

«Hubo muchos trámites para estos documentos; me ayudó. Estoy muy contenta.»

Después de unos meses, se han obtenido 250 actas de nacimiento y otros tantos pasaportes.

Gonzalo Vargas es el Jefe del ACNUR en la República Dominicana.

«Por medio de sus programas, ACNUR trata de idenficar a algunos de estos haitianos para conseguirles lso pasaportes su país y, posteriormente, intenta que logren permisos de residencia dominicana.»

Mucha gente sostiene que las autoridades de ambas partes tienen la obligación de buscar una solución duradera para llevar justicia a estas personas.

Este reportaje fue producido por Ngolo Diarra para las Naciones Unidas.

21 de junio de 2012

Fueron desde Haití a cultivar la caña de azúcar en la República Dominicana, pero miles de ellos se quedaron sin patria. Ni tan siquiera sus hijos, nacidos en suelo dominicano, tienen pasaporte. La Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, la ACNUR, trata de conseguir que les reconozcan a todos una ciudadanía.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS