ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Una luna de miel después del terremoto

Enlaces relacionados

Narración

Tansu y Erdal Alban nunca se imaginaron que su luna de miel acabaría en una tienda de campaña en Van, una ciudad en el sudeste de Turquía, azotada por un terremoto de magnitud 7,2 en noviembre pasado.

 Estaban en pleno casamiento en su jardín cuando ocurrió el temblor.  El día más feliz de sus vidas se tornó terrible. 

«Acababa de llegar la novia.  El seísmo ocurrió de repente cuando las mujeres estaban comiendo.  Todos comenzaron a huir.  Nos dio mucho miedo porque era el primer terremoto que la mayoría de nosotros habíamos sentido.  Todos tuvimos miedo.» 

El desastre causó 600 muertes y dejó a decenas de miles de personas sin hogar.

«Cuando el gobierno solicitó asistencia internacional, el sistema de la ONU fue el primero en responder.» 

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados trabajó con la Media Luna Roja turca y las autoridades del gobierno para dar albergue a 20.000 personas.

El auxilio fue apoyado por el Fondo Central para Casos de de Emergencia, o CERF, un fondo de Naciones Unidas establecido para proveer asistencia humanitaria con celeridad y de fiar a los afectados por los desastres naturales y el conflicto armado.

El Presidente de la Media Luna Roja truca, Ahmet Lutfi Akar.

«Recibimos de la ONU un elevado número de tiendas de campaña y otras provisiones de ayuda.  Estos materiales fueron distribuidos en las áreas afectadas por el terremoto».  Las personas en el campamento recibieron tres alimentos por día y electricidad gratis.

Hay una escuela y una guardería para los niños que proveen educación y apoyo sico-social.  Los proyectos fueron ejecutados por el Fondo de la ONU para la Infancia, La Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional para las Migraciones. 

Pero en la vida del campamento, los recién casados tienen poca intimidad.  Comparten su tienda de campaña con otros 15 miembros de la familia.

Al principio, consideraron irse a otra ciudad, como lo ha hecho casi la mitad de la población de Van.  Pero Erdal tiene dudas.

«El hecho de que hayamos nacido y crecido aquí hace difícil mudarnos.  Tomaría tiempo acostumbrarnos a vivir en otro lugar

Erdal y Tansu esperan cambiarse pronto a un nuevo hogar en Van, y dejar atrás la tienda de campaña de su luna de miel.

Este reportaje fue producido por Michael Craven para las Naciones Unidas.

4 de mayo de 2012

Cuando un desastre natural, como un terremoto, golpea de improviso, la vida cotidiana de sus víctimas se interrumpe. Ayudar a los afectados para que retornen a esa vida cotidiana lo antes posible es una de las tareas humanitarias más importantes de la ONU.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS