ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Zanzibar, la isla de las especias

Narración

Zanzíbar, la isla de las especias, frente a la costa de África Oriental, ha capturado la imaginación de la gente desde hace mucho tiempo. 

Con playas de arena blanca y una historia y cultura fascinantes, es uno de los destinos turísticos más atractivos del mundo.

Pero tras esa fachada existe una nación donde casi la mitad de la población vive en la pobreza.

Durante años, la solución prescrita para acabar con la pobreza rural era una agricultura moderna.

Pero esto ha tenido poco impacto y ha dañado los frágiles ecosistemas.

Ahora, en Zanzíbar, los agricultores de  especias están descubriendo una nueva forma de escapar de la pobreza: la agricultura orgánica.

A treinta y dos kilómetros de la capital, Stonetown, las plantaciones de especias son abundantes.

El agricultor Mohamed Saleh cultiva en su parcela canela, cúrcuma y limones.

«Los cultivos están creciendo mejor porque son atacados por menos plagas. Ahora la tierra es fértil y los cultivos obtienen más nutrientes del suelo.  Los productos que obtengo son mucho mejores».

La granja de Mohamed es orgánica, libre de pesticidas y fertilizantes.  En 2005 Él se unió a una cooperativa orgánica certificada, afiliada al Movimiento Orgánico de Agricultura de Tanzanía, (TOAM).  Mwatima (MUA-TIMA) Juma es la presidenta de TOAM.

«Si estás en una cooperativa, puedes negociar el precio.  Puedes negociar el volumen, escoger el cultivo que quieres y puedes estar en mejores condiciones con respecto al control de calidad de lo que estás produciendo.»

Se alienta a los agricultores a crear nuevas líneas de productos para los mercados nacionales e internacionales, como este aceite esencial destinado a Suiza.

El desarrollo  de la comercialización  y el embalaje de especias a nivel local hace posible que más ganancias permanezcan en el país. Sophia Twarog, de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

«La agricultura  orgánica es una gran oportunidad para los países en desarrollo.  Los mercados están en auge, hay buenos precios y el sistema de producción se basa en recursos renovables que están disponibles localmente.  Así es que la agricultura orgánica es buena para las ganancias del agricultor. Es buena para el desarrollo rural.  Es buena para  un comercio equilibrado, para la independencia, la salud y el medio ambiente.»

Desde 2004, se han certificado como orgánicos a más de 120.000 agricultores en Tanzania.  Este nuevo método agrícola no sólo garantiza que los agricultores de especias de Zanzíbar obtengan un mejor precio por sus cultivos pero también preserva la tierra para las generaciones futuras.

«Cosecho más que mis vecinos, así que ahora ellos también están adoptando la agricultura orgánica.»

Construir una economía ecológica es uno de los principales temas en la próxima Cumbre de Río+20 en Brasil.  Con la agricultura orgánica, los agricultores han demostrado que pueden prosperar con un planteamiento sostenible e innovador.

Este reportaje fue producido por Andrew Martin para las Naciones Unidas.

1 de mayo de 2012

Las especias, esas pequeñas sustancias aromáticas como el clavo o el jengibre, no sólo condimentan nuestras comidas, también pueden mostrarnos que la agricultura orgánica es sostenible e, incluso, más rentable que esa otra hecha con los más modernos métodos.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS