ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Las engañosas apariencias del lago Victoria en África

Enlaces relacionados

Narración

En apariencia hay tranquilidad... pero aquí en las riberas del Lago Victoria de África, las apariencias pueden ser engañosas. 

Unos 30 millones de personas viven en las orillas del lago, que dependen de su agua como fuente de vida. 

Pero este vasto recurso peligra. El lago se ha convertido en un vertedero de desechos humanos y otros productos contaminantes, lo que amenaza a muchas personas que viven en las comunidades más pobres de Kampala, la capital de Uganda.

Personas como Helen Oyela, madre de nueve niños. 

Seis de sus hijos contrajeron cólera, una enfermedad causada por el consumo de agua o alimentos contaminados...  Pero Helen es viuda y demasiado pobre para pagar por la atención médica de sus hijos.

"No tuve otra alternativa que verlos morir".

Cada 20 segundos, en alguna parte del mundo muere un niño de una enfermedad vinculada al agua, como el cólera, la fiebre tifoidea y la diarrea, dicen los expertos.  Es la segunda causa más importante de muerte de niños menores de cinco años.

"¿Para que usas esa agua?"

Chris Kanyesigye de la Corporación Nacional de Agua y Alcantarillado dice que el agua contaminada del lago es responsable en gran parte del contagio de estas enfermedades.

La falta de saneamiento y el rápido crecimiento urbano exacerban el problema.

Tan solo en la última década, la población de Kampala se ha más que duplicado. 

Muchos, como Helen, llegaron en números récord después de escapar décadas de conflicto en el norte de Uganda.

Vive en Namuwongo, uno de las asentamientos a la orilla del lago, donde hay

veinte sanitarios por cada diez mil personas.

"Eso ocasiona un problema con la calidad del agua, especialmente cuando hay letrinas públicas en la cima de las colinas, y después la gente recoge agua río abajo".

Abu Baker Wandera es el coordinador nacional de Uganda del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, (PNUD).

"Es la realidad.  Necesitamos actuar.  Necesitamos hacer algo".

Chris y su equipo toman muestras de agua seis días a la semana para monitorear su calidad.

Las algas verdes y el fango negro son indicios claros de contaminación.

"El PH es 9.23.  El total sin sólidos es 258".

De hecho, los niveles de desechos humanos en el lago son más elevados que los de agua.

Y lo que ocurre aquí no es inusual, dicen los expertos.  A nivel mundial, un sorprendente 90 por ciento de las aguas residuales son descargadas sin tratar, contaminando los ríos, lagos y mares del mundo.

Pero en Uganda se están haciendo esfuerzos para revertir las condiciones.  Con el apoyo de PNUD muchas de las comunidades más pequeñas a la orilla del lago, están usando inodoros ecológicos y convirtiendo desechos humanos en fertilizante, lo que evita que éstos se filtren en el suministro de agua.

Es un paso que podría evitar que los tres hijos que le quedan a Helen padezcan la misma suerte que sus hermanos, una esperanza que comparten las madres en todo el mundo.

Este reportaje fue producido por Susan Forbes para las Naciones Unidas.

13 de abril de 2012

Los desechos humanos han contaminado el agua del lago Victoria, que se ha convertido en un foco de enfermedades infecciosas, muchas veces mortales. Lamentablemente, no es un caso aislado, sino uno ejemplo de lo que ocurre en buena parte del planeta. La ONU busca alternativas ecológicas para acabar con el problema.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS