ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Viudas de la India, la pira o el olvido

Enlaces relacionados

Narración

En las riberas del río Ganges... las mujeres oran a los Dioses por la salud y prosperidad de sus esposos. Aquí, ser viuda es como una sentencia de muerte.

En algunas partes de la India las viudas cometen Sati, se arrojan a la pira funeraria de sus esposos en un acto de auto inmolación.

«Ninguna mujer quisiera hacer eso; dejar atrás a sus hijos.»

La Dra. Mohini Giri es activista de derechos humanos. Luchó durante cuatro décadas por estas mujeres invisibles y olvidadas.

«Había una viuda que yacía muerta en las calles. Y los buitres llegaban y comían su carne, los perros venían y la gente pasaba y nadie recogía su cadáver. Y eso verdaderamente me perturbó.»

En 1829, los británicos prohibieron el Sati. Pero a pesar de que fue prohibido, sigue ocurriendo en algunas áreas.

Hasta se construyó un templo a una de esas mujeres. El sacerdote Ajay Tiwary lo vigila las 24 horas.

«Todos los días la gente sigue llegando de todas partes para visitar el templo.»

Aunque a las mujeres que cometen Sati se les considera diosas, las viudas afrontan discriminación generalizada, dice la Dra. Giri.

Más de 16.000 viven en Vrindavan... aisladas... respetando las costumbres a las que las viudas están sujetas. Se visten de blanco, usan el pelo corto y comen sólo una vez al día.

Muchas subsisten con la poca comida y rupias que reciben a diario por cantar.

Y quienes ya no pueden cantar recurren a pedir limosna en las calles... sobreviviendo día a día.

Obsesionada por la imagen del cadáver en la calle, y empeñada en ayudar a las viudas, la Dra. Giri viajó por todo el mundo... recaudando fondos.

En 2008, construyó un ashram, o albergue, para viudas.

«Estoy tratando de dar a estas mujeres una vida más saludable y dignidad al morir. Ahora se sienten empoderadas.»

En el ashram, ubicado también en Vrindavan, viven unas 500 viudas, incluyendo Kamla, que enviudó hace 40 años.

«Es agradable. Podemos comer, beber, y además todas vivimos juntas aquí.»

Y para incrementar la conciencia de la difícil situación de las viudas, la Dra. Giri cabildeó en las Naciones Unidas durante 10 años. En 2010 la ONU declaró el 23 de junio Día Internacional de las Viudas.

«...para que todo el mundo reconozca la situación difícil de las viudas, que hasta ahora ha sido olvidada.»

Pero la Dra. Giri dice que aún hay una cosa que debe hacer.

«Cambiar la mentalidad de los hombres, que no deberían menospreciar a estas mujeres.»

Por ahora, Kamla se conforma con lograr la paz interior y pasar sus últimos días en el ashram de la Dra. Giri.

«Cuando me enferme y mis manos y mis pies me fallen, viviré y moriré aquí.»

Este reportaje fue producido por Mary Ferreira para las Naciones Unidas.

17 de febrero de 2012

Rezar para que el marido disfrute de buena salud es la esperanza que tienen muchas mujeres en la India para seguir viviendo. Cuando él muere, a ellas sólo les quedan dos salidas, arrojarse al fuego o caer en el olvido. La ONU intenta sensibilizar sobre esta situación para que tengan un porvenir mejor.

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS