ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Los antiguos enemigos comparten ahora el agua y la tierra

Enlaces relacionados

Narración

Es una vista insólita en la región sudanesa de Darfur. Antiguos enemigos trabajando juntos, compartiendo el agua y la tierra.

El conflicto en Darfur hunde sus raíces en una feroz competición sobre los recursos naturales entre ganaderos nómadas y agricultores sedentarios. Las sequías y la escasez de pastizales han provocado 300.000 muertos desde que empezaron los combates en 2003.

Yassir Altigani y su familia están entre los alrededor de dos millones de darfuríes que, huyendo del conflicto, se desplazaron hacia el oeste de la región.

«Dejamos nuestra aldea porque se volvió muy peligrosa. No era segura y tampoco éramos libres para cultivar.»

«Cuando llegamos, algunas tierras estaban disponibles. La gente nos acogió cálidamente y nos instalamos.»
When we arrived, some land was available. People welcomed us and let us settle here”.

Pero no todo el mundo fue tan hospitalario con los recién llegados. Abakar Adam es pastor.

«Cuando los desplazados llegaron, nos sentimos amenazados porque creíamos que tendríamos que competir por los recursos naturales.»

Durante el tiempo de la cosecha, el ganado de Abakar amenazaba con destruir las cosechas de Yassir.

«Estaba pastoreando cuando una oveja se escapó y entró en la granja.»

Los ánimos se incendiaron rápidamente cuando Yassir y su familia corrieron para enfrentarse con Abakar.

Un hermano de Yassir resultó herido y dos ovejas murieron durante la pelea.

Si no se solucionan, estas disputas pueden conducir rápidamente a una espiral de violencia y desplazar a decenas de miles de personas.

Una nueva iniciativa de las Naciones Unidas ha financiado y revivido un método de mediación tradicional, llamado «Judyia», que sirve para resolver este tipo de quellas.

Bajo las leyes de la “Judyia”, un grupo de ancianos actúa como mediador imparcial y conduce a las partes hacia una solución negociada.

Othman Moussa preside este comité de reconciliación.

«Deseamos resolver nuestros problemas por nosotros mismos porque el agricultor es amigo del pastor y el pastor amigo del agricultor. Siempre ha sido así.»

Abdoul Sow es el jefe del equipo de Asuntos Civiles de la ONU encargado de establecer una coexistencia pacífica en Darfur Occidental.

«Este es un conflicto causado por los recursos naturales. Una disputa por el agua y la tierra.»

Gracias a la «Judiya», Abakar y Yassir llegaron a un acuerdo mutuo. Sus comunidades comparten ahora la tierra y conviven amigablemente

«Encontramos una solución justa y nos hemos reconciliado. Le perdonamos por la herida a mi hermano y él nos ha perdonado por matar las dos ovejas.»

«Les he perdonado y nos hemos movido hacia delante. Los agricultores han sido siempre nuestros amigos.»

Dos comunidades divididas por los recursos naturales limitados se reúnen ahora en este animado punto de encuentro para compartir y construir un futuro juntos.

Este reportaje fue producido por Andrew Paterson para las Naciones Unidas.

11 de julio de 2014

La convivencia pacífica es posible cuando los seres humanos ponemos coto a nuestros miedos y recurrimos a sistemas judiciales mutuamente acordados. Esto es lo que ha sucedido en la región sudanesa de Darfur occidental, donde antiguos enemigos comparten ahora el agua y la tierra tras haber recuperado la Judya, un método de mediación tradicional.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS