ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Una confusión médica que causa mucho dolor

Enlaces relacionados

Narración

Todos los días Yohanes Warji camina al Hospital Sardjito en Jakarta, Indonesia. Allí, inscribe a su esposa Rukilah para que reciba la radioterapia con la que tratar su cáncer de mama.

«La última vez que regresó el dolor, mi pecho estaba hinchado y con ampollas, y mi cuerpo muy muy caliente. Era insoportable.»

Pero a pesar de su condición, durante dos meses de análisis, primero en una clínica pública y después en un hospital público, los doctores no recetaron nada para aliviar su sufrimiento.

Esta renuencia a utilizar analgésicos la comparten aparentemente numerosos doctores y no sólo en Indonesia.

La Organización Mundial de la Salud calcula que cada año cinco millones y medio de personas con cáncer terminal y otro millón con VIH y SIDA mueren sin ningún analgésico.

Sólo cuando Yohanes llevó a Rukilah a un caro hospital privado ella recibió morfina para aliviar su dolor.

¿Por qué tomó tanto tiempo para que Rukilah obtuviera un analgésico? Es una pregunta que el Dr. Lucas Meliala, presidente de la Asociación del Dolor de Indonesia, no puede responder:

«¿Por qué no usan morfina? Realmente no lo sé. Es fácil administrarla y es barata. Pero la realidad es que pocos doctores son lo suficientemente valientes para recetarla.»

El motivo de que no sean suficientemente valientes se debe a que en Indonesia, conocida por sus duras leyes contra los estupefacientes, los drogadictos recibían el nombre de «morfinistas», un término que confunde a los pacientes con quienes usan narcóticos ilegales, como la heroína.

Es verdad que la morfina y la heroína son opiáceos derivados de la planta de la amapola, cómo éstas en Afganistán. Pero la heroína no tiene un efecto analgésico y es ilegal en la mayoría de los países, incluido Indonesia.

Debido a esta confusión, muchos médicos carecen de educación sobre la morfina... Hacen falta directrices claras para prescribir la droga con confianza, limitando su disponibilidad a los pacientes que la necesitan con urgencia.

Se deja sufrir a quienes no pueden costear un tratamiento privado.

Como signatarios de la Convención Única sobre Estupefacientes de la ONU de 1961, Indonesia y otros 183 países establecieron leyes para combatir el tráfico ilícito de drogas.

Pero la Convención de 1961 también requiere que los gobiernos garanticen para todos, ricos y pobres, la disponibilidad con fines médicos de opiáceos, como la morfina.

«Lo más importante que podemos hacer es proporcionar una mejor educación sobre el control del dolor en Indonesia. Los doctores necesitan saber que no deberían tener miedo a recetar morfina.»

El trabajo del Dr. Meliala y otros en Indonesia está empezando a dar fruto. El uso legal y seguro de morfina está aumentando en Indonesia gracias en parte a cursos sobre atención paliativa y control del dolor en las escuelas de medicina del país.

Pero para los pacientes y las familias que luchan por sus vidas, ese alivio no llega lo suficientemente rápido y no pueden esperar a que se disipe la confusión.

«Desde que nos casamos, desde que nos conocimos, siempre hemos estado juntos. Y ahora que está enferma, siempre estaré a su lado.»

«Ha sido tan bueno conmigo durante todo esto. Me ha dado tanto amor; no hay manera de expresarme.»

Desgraciadamente, después de batallar contra el dolor de su esposa por tanto tiempo, Yohanes lidia ahora con su propia pena... Debido a las complicaciones, Rukilah murió poco después de la filmación de este reportaje.

Este reportaje fue producido por Austin Haeberle para las Naciones Unidas.

13 de febrero de 2014

Cuando no existe una buena información, existen los prejuicios y la confusión, incluso en niveles universitaros, como el de los médicos. Eso es lo que ocurre en Indonesia, donde los doctores no administran paliativos como la morfina en pacientes de cáncer al confundirla con otros opiáceos y en una sociedad que confunde a los pacientes con los drogadictos.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS