ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Salvada del matrimonio infantil en Afganistán

Enlaces relacionados

Narración

Inmerso en una tradición centenaria, Afganistán tiene una difundida práctica de matrimonio infantil. Casi una quinta parte de las niñas de aquí se casaron antes de los 15 años.

Algunos dicen que es imposible acabar con esta antigua costumbre, pero en la provincia de Herat, una aldea rural está lista para demostrar que están equivocados.

Farzana tenía sólo 10 años cuando quedó comprometida. Un agricultor rico de 50 años, que ya estaba casado con seis hijos, dio al padre de Farzana más de 9.000 dólares por su mano.

Ella dice que estaba devastada.

«Estaba llorando y diciéndole a mis padres que no quería hacer esto».

Hasta su hermanito, Yahya, estaba estupefacto.

«Hubiera extrañado a mi hermana mucho. Ella apoya mucho a mi familia. Y el novio era muy viejo».

Farzana dice que le rogó a su padre. Pero, como él ganaba menos de 30 dólares al mes como jornalero, el dinero ofrecido era demasiado para rehusarlo.

«El problema era que no teníamos nada. Éramos pobres, estábamos hambrientos y olvidados. Éstas eran las cuestiones».

El matrimonio infantil viola los derechos humanos y pone en peligro el desarrollo de las niñas. Es una práctica dañina a la cual se debe poner fin, dice la jefa de Protección Infantil de UNICEF, Micaela Pasini.

«Si la violencia contra los niños permanece generalizada y aceptada socialmente, la mayoría de los niños no se quejarán de ello; la mayoría de los adultos no la reportarán... así que trabajamos con las comunidades para ayudarles a comprender e identificar cómo proteger mejor a sus hijos de la violencia».

Respaldado por UNICEF, un grupo de protección Infantil de la comunidad pidió el apoyo de un líder religioso local, Imán Mohammad Yusufzai, para acabar con el matrimonio infantil.

Juntos, fueron a visitar al padre de Farzana y al novio para convencerlos de que cancelaran la boda.

Muchas de las familias que acceden al matrimonio infantil no están conscientes de los principios islámicos y los derechos humanos, dice Yusufzai.

«Al respecto, lo que se ha dicho sobre el Islam han sido malentendidos. Aún cuando un niño y una niña se comprometan, no pueden tener intimidad o vivir juntos. El Islam no permite tales matrimonios hasta que se compruebe la madurez de la novia y el novio».

Tres meses después de que la comunidad intervino, el padre de Farzana estuvo de acuerdo finalmente.

Farzana fue rescatada a sólo diez días del matrimonio programado. Ahora tiene 12 años y es una estudiante que disfruta su tiempo libre con otros niños de su edad.

Este reportaje fue producido por Rajat Madhok para las Naciones Unidas.

18 de octubre de 2013

Algunas costumbres parecen imposibles de eliminar por razones religiosas, económicas y culturales. Sin embargo, con educación y desarrollo se puede conseguir cambiarlas, como demuestra este pueblo afgano, que está acabando con el matrimonio infantil.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS