ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Electricidad al calor de la Tierra en el valle del Rift

Enlaces relacionados

Narración

Kenya, un país en rápida transformación. Con una población de más de 40 millones de personas que sigue creciendo, es una de las economías en desarrollo más pujantes de África.

Pero el 75 por ciento de los kenianos no tienen acceso regular a la electricidad. Para satisfacer sus apremiantes necesidades energéticas, algunos parecen haber encontrado una solución en el Gran Valle del Rift.

Esta falla volcánica se formó por la lenta ruptura del continente africano. El calor del núcleo de la tierra escapa de la grieta, creando fuentes termales y campos de vapor.

«Ahora estamos en Olkaria, y aquí es donde tenemos la planta de energía geotermal más grande en África».

Geofísicos como Anna Wairimu Mwangi mantienen un registro del agua caliente y del vapor de las profundidades de la tierra.

«En los alrededores de Olkaria usamos varios métodos geofísicos para encontrar lugares donde perforar los pozos para que el vapor se pueda conectar a la planta eléctrica».

Hay tres plantas geotermales en Olkaria. El vapor altamente presurizado sale de 20 pozos y se canaliza a través de un sistema de tubos que conduce a las turbinas. El sistema genera alrededor de 200 megavatios, el 17 por ciento de la electricidad que se produce en Kenya.

Y eso es sólo una fracción de los 10.000 megavatios del potencial calculado de energía geotérmica de Kenya, que,, aprovechado en su totalidad, podría brindar energía a millones de casas.

Pero el Gran Valle del Rift también alberga el Parque Nacional de Hell’s Gate.

Algunos se preocupan por la incidencia que puedan tener la red de tuberías y las carreteras de las plantas vecinas en la libertad de movimiento de los animales.

Y extracción requiere el uso de enormes cantidades de agua, que a veces proviene de humedales protegidos.

Para minimizar el impacto medioambiental, la compañía ha restaurado y reforestado la zona que rodea los pozos geotérmicos después de su explotación.

Las plantas eléctricas vuelven a inyectar el derivado de las aguas geotérmicas en el subsuelo.

El ingeniero de perforación, Sichei Chemwotei:

«La mejor manera es reinyectarla en la reserva subterránea para que pueda recalentarse y eventualmente poder usarla de nuevo después de un tiempo».

Para aprovechar todo el potencial geotérmico como una fuente de energía limpia, Kenya ha estado trabajando con expertos internacionales en el Programa de Entrenamiento de Geotermia en la Universidad de Naciones Unidas, también conocida como UNU.

Al otro lado del mundo, en su base en Islandia, el programa de la UNU ha formado a más de 500 científicos e ingenieros de numerosos países en desarrollo, incluyendo a 62 kenianos, en los últimos 30 años.

Ludvik Georgsson, del programa de formación de la UNU:

«Un desarrollo serio no se puede hacer sólo a través de consultores. Es necesario que uno sepa lo que está haciendo».

Anna es uno de ellos.

En su aldea, está trabajando con KenGen - la mayor compañía productora de electricidad en Kenya- en el desarrollo de la energía geotérmica en el Gran Valle del Rift. La meta es multiplicar su producción por 25 veces, lo que correspondería a alrededor del 30 por ciento del objetivo combinado de energía del país para 2030.

«Estamos aumentando la capacidad. La industria está creciendo. Hay muchos campos que estamos explorando... Yo creo que la geotermia es el futuro».

Este reportaje fue producido por Luis Patrón para las Naciones Unidas.

29 de agosto de 2013

Kenya aprovecha el calor de la tierra para obtener electricidad limpia en un país fuertemente dependiente de los combustibles fósiles. Sin embargo, la producción de energía geotérmica crea problemas medioambientales que deben ser subsanados.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS