ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Hace falta más cacao porque nos gusta mucho el chocolate

Narración

La demanda mundial del chocolate continúa subiendo, pero es difícil mantener la producción de cacao.

Unos seis millones de pequeños agricultores producen la mayoría del cacao del mundo. Además de árboles ya viejos y métodos agrícolas que no son sostenibles, los campesinos también luchan contra un incremento de plagas y enfermedades.

Mars, la segunda compañía de chocolate más importante del mundo, pronostica que para 2020 habrá una escasez de un millón de toneladas de cacao. Sitti Asmayanti, una gerente en Mars, se dio cuenta de que invertir en los campesinos era muy importante.

«Debemos hacer algo para mejorar la productividad de cacao. Necesitamos ayudar al campesino a triplicar su rendimiento.»

Campesinos como Ahmad Darise. Ahmad vive en Indonesia, el tercer productor de cacao más importante del mundo, y en su aldea, en la isla de Sulawesi, casi todos lo cultivan. Ahmad ha estado cultivando cacao durante 20 años. Pero tuvo que combatir plagas y enfermedades. Hace dos años, casi se dio por vencido.

«Algunas veces me sentí muy desesperado. ¿Qué rumbo tomar? ¿Como seguir adelante sin dinero? Algunas veces estaba tan confundido que me dieron dolores de cabeza y hasta lloraba en casa. ¿Cómo podría solucionar este problema?.»

La vecina de Ahmad, Mimi Abudoho, tiene una historia similar. Tiene mil árboles de cacao. Pero el rendimiento era tan bajo que no podía mantener a su familia.

«Cosechar cacao era muy difícil para nosotros porque no sabíamos mucho del cacao.»

Todo eso cambió en 2011. Mars se asoció con el gobierno indonesio y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola de la ONU (FIDA), para abrir un Centro de Desarrollo de Cacao. Ahmad y Mimi están entre los 500 campesinos que han venido a formarse. Aquí aprenden nuevas técnicas para cuidar sus árboles, mantener sus granjas y producir más y mejor cacao.

«Me gusta trabajar con Mars porque quiere intercambiar ideas sobre cómo mejorar la calidad del cacao e incrementar el rendimiento.»

Y para Mars, esta relación mutuamente benéfica es una parte inherente de su filosofía.

«Uno de los principios de Mars es la reciprocidad: ambas partes obtienen un beneficio mutuo. Esto significa que necesitamos proveer a los campesinos de la capacidad para incrementar su productividad en la granja. A la larga, también beneficiará a la industria del cacao.»

Y la formación ya está dando frutos. En la granja, Mimi aplica las técnicas que aprendió. El año pasado, cosechaba 50 kilos de vainas de cacao dos veces al año. Ahora cosecha 100 kilos dos veces al mes.

Ahmad también usa sus nuevos conocimientos. Desde el año pasado, sus rendimientos han aumentado en un 60 por ciento.

«Hoy mi corazón está feliz. Gracias a Dios. Pude salir adelante. Seguiré trabajando mucho con el cacao porque es la única cosa que puede mejorar mi vida.»

Ahmad es sólo uno de los más de 400.000 pequeños cultivadores de cacaco en Indonesia. Y según Anissa Pratiwi de FIDA, la supervivencia de estos campesinos depende de este tipo de alianza.

«Las alianzas son importantes para el gobierno, la comunidad y el sector privado. Necesitamos trabajar estrechamente, necesitamos apoyarnos para crear un desarrollo económico sostenible en el futuro.»

Este año, Mars planea abrir más Centros de Desarrollo del Cacao en otras áreas.

Mientras tanto, campesinos como Ahmad comparten sus nuevas habilidades con quienes no tomaron el curso. A medida que estas nuevas técnicas se van conociendo, incrementará la producción de cacao, los campesinos ganarán más ingresos; las compañías de chocolate tendrán una oferta de cacao de buena calidad; y los adictos al chocolate continuarán con su adicción.

Este reportaje fue producido por Joanne Levitan para las Naciones Unidas.

23 de agosto de 2013

La demanda de chocolate aumenta, pero la oferta de cacao no. Seis millones de pequeños campesiones son los principales productores de esta materia prima base de ese chocolate que tanto nos gusta. La ONU ayuda a los agricultores en Indonesia a mejorar sus cosechas y, con ellas, sus ingresos y su calidad de vida.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS