23 de septiembre, 2014 — El último invierno en Colombia es una muestra elocuente de los graves daños que el cambio climático comienza a dejar en ese país, afirmó hoy el presidente de ese país, Juan Manuel Santos, al dirigirse a la Cumbre del Clima que se celebra en Nueva York.

“Recientemente vivimos el peor invierno de nuestra historia, un verdadero desastre natural, millones de familias fueron afectadas y varios sectores claves de nuestra economía sufrieron severos daños. Hoy en día nos enfrentamos a una dura sequía, para la cual, afortunadamente, nos comenzamos a preparar desde el año pasado”.

Durante su alocución Santos subrayó el compromiso y la responsabilidad de Colombia para afrontar el reto global derivado de este fenómeno y recalcó que de no alcanzarse la meta de limitar el aumento de la temperatura global a dos grados centígrados, la humanidad y el planeta sufrirán cambios catastróficos.

Señaló que para que no aumente la temperatura el mundo debe moverse en dirección a un modelo de desarrollo neutro en carbono para mediados de siglo. Y expresó esperanzas.

“Esperamos liderazgo y compromiso de todos los países, en particular de aquellos con mayores niveles de emisiones de gases de efecto invernadero”, señaló.