Más información

Desde que un proyecto piloto de la Asociación Nazaha para la salud y el medio ambiente instaló un horno que funciona con energía solar en el pueblo, las cosas han cambiado. El proyecto, que recibió financiación por valor de 50.000 dólares del Programa de Pequeños Subsidios del Fondo para el Medio Ambiente Mundial y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, tiene por objeto reforzar la capacidad de las comunidades, empoderar a las mujeres y reducir la pobreza, garantizando al mismo tiempo que se aprovechen las nuevas tecnologías sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. Gracias al programa, 250 hogares —o 2.500 personas— han recibido formación acerca de las técnicas de gestión energética, y a finales de año deberían haberse fabricado y vendido a los habitantes del pueblo 500 hornos que funcionan con energía solar.

Mujeres cocinan pescado en una cocina solar en Nuakchot (Mauritania)

Mujeres cocinan pescado en una cocina solar en Nuakchot (Mauritania). Fotografía: PNUD