UN Cyberschoolbus - HomeUN Cyberschoolbus - Home


Entrar | Registro

2008  

El impacto de la actividad humana en el cambio climático 1

La capa de gases de efecto invernadero que existe naturalmente en la troposfera, la cual representa menos del uno por ciento de toda la atmósfera, cumple la vital función de regular el clima del planeta. Cuando la energía solar en forma de luz visible llega a la Tierra, calienta la superficie y ya que ésta es mucho más fría que el sol, emite la energía de vuelta al espacio en forma de radiación térmica o infrarroja. Los gases de efecto invernadero bloquean la radiación para que ésta no vaya directamente al espacio. El "efecto invernadero natural" mantiene la temperatura del planeta aproximadamente 30C (54F) más caliente de lo que estaría sin en este efecto, lo cual es esencial para la vida como la concebimos.

El problema que enfrentamos hoy en día es que desde el comienzo de la revolución industrial, hace unos 250 años, la emision de gases de efecto invernadero generados por la actividad humana ha hecho que esta capa crezca a una velocidad sin precedentes. Esto ha causado el cambio más dramático en la composición de la atmósfera en por lo menos 650,000 años. A menos de que nos esforcemos de manera significante para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, el clima mundial continuará calentándose rápidamente en las próximas décadas.

La actividad humana ha provocado la emisión de CO2 y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera desde hace más de 500,00 años; sin embargo, los cambios drásticos que estamos presenciando en la actualidad tienen su origen en dos grandes transformaciones en el uso de la energía. La primera transformación ocurrió cuando la energía hidráulica se reemplazó por el carbón a principios del siglo XIX: el carbón impulsó la revolución industrial, lo que resultó en un aumento nunca antes visto en la productividad económica. La segunda gran transformación ocurrió a principios del siglo XX cuando el petróleo se utilizó para abastecer los motores de combustión interna que revoluciónaron el ámbito del transporte. La quema de carbón y de petróleo, junto con el gas natural, transformó a la sociedad humana y generó riquezas, pero no todos obtuvieron los mismos beneficios de la revolución industrial. Los países más ricos del mundo que obtuvieron más ventajas de la revolución industrial representaban sólo el 15% de la población mundial; no obstante, contribuyeron con casi la mitad de las emisiones de CO2 generadas por la actividad humana.


El cambio climático es una amenaza para el desarrollo humano

El Secretario General Ban Ki-moon se ha referido al cambio climático como "el reto moral de nuestra generación". 2

Se han logrado avances espectaculares en cuanto al desarrollo humano desde la publicación del primer Informe sobre desarrollo humano en 1990. El número de personas que viven con menos de un dólar por día y la tasa de mortalidad infantil se han reducido. Al mismo tiempo, la esperanza de vida se ha aumentado y el número de niños que terminan la educación primaria también. No obstante, el calentamiento global tiene el potencial de revertir todos los avances que se han logrado; es una amenaza directa a nuestros esfuerzos por erradicar la pobreza extrema en el mundo.


¿Por qué el cambio climático amenaza con revertir todos los avances que se han logrado en el desarrollo humano?

Los científicos han confirmado que el cambio climático tiene un efecto en los patrones de precipitación, en la distribución de recursos acuáticos y en la biodiversidad. Conforme la temperatura promedio de la Tierra aumenta, el potencial de peligro para los ecosistemas de la tierra también aumenta. Algunos científicos argumentan que un aumento de 2C sobre las temperaturas preindustriales llevarían a la Tierra más allá de un "punto de inflexión", que es el punto en el que las rápidas reversiones en el desarrollo humano y el potencial de daños irreversibles al medio ambiente serían muy difíciles de evitar. Cruzar este umbral podría causar un aceleramiento en el derretimiento de Groenlandia y del manto de hielo antártico occidental, lo cual resultaría en un aumento de los niveles del mar de varios metros. Muchas personas tendrían que reubicarse en otro lugar y grandes áreas de bosques pluviales se transformarían en sabana. Los sistemas de arrecifes de coral se deteriorarían ocasionando grandes pérdidas en la biodiversidad. Además, el calentamiento de los océanos, la pérdida de de los bosques pluviales y el derretimiento de los mantos de hielo acelerarían el cambio climático. Cada uno de estos retos tendria un impacto social y económico en el bienestar de las personas en el mundo. Sin embargo, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio climático estima que aun las medidas más severas no podrían evitar que la temperatura mundial promedio aumente de 2 a 2.4C sobre los niveles preindustriales.

La única rázon por la cual las emisiones de gas de efecto invernadero generadas por la actividad humana son un problema es que, a largo plazo, la Tierra deberá deshacerse de la energía al mismo ritmo al que la recibirá del sol. Ya que una capa más gruesa de gases de efecto invernadero ayuda a reducir la emisión de energía hacia el espacio, el sistema climático debe ajustarse de cierta manera para poder restaurar el equilibrio entre la energía que entra y la que sale; el resultado se conoce como el "efecto invernadero mejorado". Una manera en la que la Tierra intenta restaurar el equilibrio es absorbiendo la energía a través del suelo, la vegetación y los océanos conocidos como sumideros de carbono. La capacidad natural de la Tierra para eliminar los gases de efecto invernadero sin causar daños importantes a los ecosistemas es de entre 1 y 5 Gt. CO2e. En la actualidad, el total de emisiones de CO2e rebasa la capacidad de la Tierra por un factor de entre 10 y 50, lo cual está causado un dańo ecológico muy serio. Los océanos se están haciendo cada vez más calientes y más ácidos y mientras tanto, el carbonato de calcio, uno de los bloques de construcción básicos para el coral y otros organismos pequeños, se está empezando a disolver.

Con base en las tendencias actuales, las crecientes concentraciónes de gases de efecto invernadero podrían producir problemas químicos de los cuales no ha habido testimonio en los últimos 300 millones de años en los océanos. Conforme el calentamiento global aumenta, la capacidad de la Tierra para absorber los gases de efecto invernadero se reduce y por ende se acelera el ritmo del cambio climático.

Si todas las personas de los países en desarrollo tuvieran la misma huella de carbono que aquellos que viven en países de alto ingreso, el Programa de las Naciónes Unidas para el Desarrollo (PNUD) calcula que se necesitarían seis planetas para absorber los gases de efecto invernadero que se producirían. Si la huella de carbono por persona fuera la misma que la de las personas que viven en Estados Unidos y Canadá, se necesitarían nueve planetas para absorber los gases de efecto invernadero que se producirían.


Los pobres llevan una carga mucho más pesada

Los países en desarrollo son los más vulnerables a los riesgos que representa el calentamiento global. Éstos están localizados en áreas tropicales que pueden experimentar algunos de los cambios más drásticos del cambio climático y dependen más de la agricultura, cuyas producciones se han visto afectadas por grandes pérdidas debido a las sequías y a los cambios en los bosques pluviales. Adémas, los países en desarrollo tienen altos niveles de pobreza, malnutrición y enfermedades infecciosas que sólo empeorarán a causa del cambio climático.

Estos desastres climáticos están fuertemente concentrados en los países pobres. Cerca de 262 millones de personas se vieron afectadas por desastres climáticos cada año entre 2000 y 2004; más del 98% de estas personas se encuentran en países en desarrollo.3 Dicho de otro modo, en promedio, una de cada 19 personas que viven en países en desarrollo se ha visto afectada por un desastre climático cada año entre 2000 y 2004, contra una de cada 1,500 en los países más ricos.

Para poder entender las diferentes maneras en las que el cambio climático impacta a diversos grupos de personas en el mundo, es importante entender la diferencia entre riesgo y vulnerabilidad. La gente que vive en el delta del Ganges, que se encuentra en Bangladesh y en la India, enfrenta los mismos riesgos de inundación debido al aumento de los niveles del mar que la gente que vive en la parte baja de Manhattan, sin embargo no comparten la misma vulnerabilidad. La vulnerabilidad es la capacidad de respuesta a los desastres naturales sin sufrir pérdidas o daños al bienestar a largo plazo. Un ejemplo de estos desastres son las inundaciones ocasionadas por el aumento de los niveles de mar (causados, por ejemplo, por huracanes o ciclones) o los terremotos. La gente que vive en la pobreza es más vulnerable porque tiene menos recursos para lidiar con los riesgos resultantes del cambio climático. Cuando los huracanes azotan Florida, donde se encuentran muchas propiedades exclusivas del mundo, las propiedades están protegidas con seguros muy altos. Cuando los huracanes azotan los tugurios en Haití, el mercado de valores de las propiedades baja, adémas la mayoría de las propiedades de los pobres no cuenta con seguro. Los países pobres y sus ciudadanos pagan los precios más altos a causa del cambio climático. Aproximadamente 2 mil 600 millones de personas viven con menos de US$2 al día. Los pobres son vulnerables porque carecen de recursos para enfrentar los riesgos resultantes del cambio climático. Cuando ocurren desastres climáticos, los pobres se ven obligados a vender una gran parte de sus bienes para poder sobrevivir, lo cual no ocurre en el caso de los ricos. Cuando el huracán Mitch azotó Honduras en 1998, los hondureños más pobres perdieron cerca de una tercera parte del valor de sus bienes, comparado con una pérdida de tan sólo el 7.5% para los hondureños más ricos. El cambio climático continuará intensificando la vulnerabilidad ya existente (por ejemplo entre los agricultores a pequeña escala, las personas que viven en tugurios urbanos y las personas que viven en áreas costeras bajas) y las desigualdades.


¿Qué tan lejos estamos de alcanzar el punto en el que los daños al medio ambiente sean irreversibles?

A lo largo del último siglo, la temperatura mundial promedio ha aumentado aproximadamente 0.74C y la mayor parte de este aumento se ha dado en los últimos 150 años. Se espera que para los próximos 20 años la temperatura promedio aumente 0.2C cada década. El mundo se enfrentará a un aumento en la temperatura promedio de 3C este siglo si las emisiones de gas de efecto invernadero continúan creciendo a este ritmo. El aumento de temperatura conlleva muchos cambios: los patrones locales de los bosques pluviales y de las zonas ecológicas están cambiando, los mares se están calentando y las calotas glaciares se están derritiendo. Todo esto esta dando pie a que haya un clima todavía más extremo en un futuro. Por ejemplo, las tormentas tropicales han aumentado en intensidad porque los océanos se están calentando debido al cambio climático.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio climático ha estudiado los diferentes escenarios para predecir que es lo que va a pasar si las emisiones continúan aumentando en todos los niveles. Hay muchos factores que se tienen que tomar en cuenta, por ejemplo, la tasa de crecimiento económico, la tasa de crecimiento de población, el cambio tecnológico, el ritmo al cual los gases de efecto invernadero es están emitiendo en la atmósfera. Uno de las hipótesis del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio climático que supone un crecimiento económico más bajo pero que sigue teniendo un alto crecimiento de población predice que el "punto de inflexion" se puede alcanzar en el 2050.

Antes de la era industrial, las concentraciónes de los gases de efecto invernadero eran de 278 partes por millón (ppm). Las concentraciones actuales han alcanzado las 380 ppm de dióxido de carbón equivalente (CO2e), lo cual es mayor al rango natural de los niveles de concentración de gases de efecto invernadero en los últimos 560,000 años. Adémas, las concentraciones continúan incrementando aproximadamente 1.9 ppm cada año. Esta cantidad no parece ser mucho, pero si se toma en cuenta que durante un periodo de 8,000 años previo a la era industrial las concentraciones atmosféricas aumentaron únicamente 20 ppm, la cifra se vuelve alarmante. Si la tendencia actual continua así, las concentraciones de gases de efecto invernadero aumentarán de 4 a 5ppm por año causando que las reservas acumuladas de estos gases lleguen a las 550ppm para el 2035. A este ritmo, hay un 80% de probabilidades de cruzar el umbral de los 2C.


¿Qué pasaría si la temperatura mundial promedio rebasa el "punto de inflexión"?

Si esto sucediera, la vida de las personas cambiaría de manera drástica; estos son algunos ejemplos de dichos cambios:

  • La distribución de los recursos acuáticos mundiales podría cambiar de manera significante. El acelerado ritmo al que los glaciares se derretirían causaría, para empezar, crecientes inundaciones seguidas de una reducción en el flujo de agua hacia la mayoría de los sistemas de los ríos que se utilizan para irrigación. En América Latina, el derretimiento acelerado sería una amenaza para los suministros de agua que utiliza la gente en las ciudades, así como para la agricultura y la hidroelectricidad. 1,800 millones de personas más podrían sufrir de escasez de agua.
  • Habría una importante disminución en la productividad agrícola. Tres cuartas partes de las personas que viven en pobreza extrema (definido como aquellos que viven con menos de US$1 al día) dependen de la agricultura para sobrevivir. 600 millones de personas más podrían padecer malnutrición aguda para la década de 2080.
  • El aumento en los niveles del mar se aceleraría y las tormentas tropicales se volverían más intensas, lo cual provocaría grandes desplazamientos. El número de personas afectadas por inundaciones costales aumentaría de 180 a 130 millones.
  • Se esperan muchas pérdidas en la biodiversidad, esto afectaría a cientos de millones de personas que dependen de la pesca para vivir y alimentarse.
  • La exposición al paludismo también aumentaría. Entre 220 y 400 millones de personas adicionales estarían en alto riesgo de contagiarse de esta enfermedad.

Mitigación y adaptación

En el mejor de los casos, las emisiones mundiales promedio deberían aumentar al máximo en aproximadamente 15 años y luego empezar a disminuir hasta llegar a un aumento de temperatura de 2 a 2.4C sobre los niveles preindustriales.

Para poder evitar un declive catastrófico en el desarrollo humano, se necesitan dos tipos de respuesta: la adaptación y la mitigación.

La adaptación es indispensable para responder a las consecuencias del calentamiento global; los gobiernos y las personas de todo el mundo ya se están adaptando al cambio climático. Debido al largo periodo en el que los gases de efecto invernadero permanecen en la atmósfera, tendremos que vivir con el cambio climático por un tiempo. Dado que hay un intervalo entre las acciónes que emprendemos hoy en día para reducir las emisiones y el impacto que éstas pueden tener en el calentamiento global más tarde en este mismo siglo, el mundo, particularmente los pobres, no tendrá ninguna opción más que seguir adaptándose a la industria que crece con tanta rapidez en los países desarrollados.

Muchos expertos han llevado a cabo estudios detallados sobre el impacto del cambio climático. Las inversiones públicas en la actualidad se consideran como un seguro contra los costos del futuro. En el Reino Unido, las agencias gubernamentales calculan que cada US$1 gastado en protección contra inundaciones representa un ahorro de US$5 en daños provocados por inundaciones. Mientras los países ricos se preparan para adaptarse, los países marcados por una gran pobreza, enfrentan mayores retos. Mientras que la gente en los países desarrollados está protegida contra las amenazas que impone el cambio climático a través de inversiones públicas, en los países más pobres la adaptación es más bien una cuestión de auto ayuda. Millones de personas que apenas tienen para comer, vestirse y protegerse se ven obligadas a invertir su tiempo energía y dinero en el proceso de adaptación. estos son algunos ejemplos de ello:

  • En el norte de Kenia, las mujeres caminan grandes distancias para obtener agua debido a las sequías que son cada vez más frecuentes. Esto hace que las niñas no puedan ir a la escuela además de imponerles una gran carga física.
  • Algunas comunidades en Vietnam están reforzando antiguos sistemas de diques para protegerse contra las fuertes oleadas del mar.
  • Otras comunidades en las zonas propensas a inundaciones en Nepal están construyendo torres de vigilancia que les proporcionarán un sistema de alarma y también están reforzando los diques para prevenir que los lagos glaciares se desborden a causa del derretimiento acelerado de los glaciares.
  • En Maharashtra, India, los agricultores que tienen que lidiar, cada vez con más frecuencia, con las sequías están invirtiendo en instalaciónes a pequeña escala para colectar y conservar las aguas pluviales.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio climático (UNFCC) hace un llamado de cooperación internacional a la preparación para el impacto del cambio climático. Este tratado exige a los países ricos que apoyen a los países en desarrollo vulnerables a los efectos dañinos del cambio climático. Infortunadamente, muchos de los países ricos no han cumplido con este compromiso. La brecha entre los países que están desarrollando una capacidad de adaptación y los que no la están desarrollando es cada vez más grande.

Al mismo tiempo que estamos implementando estrategias de desarrollo para la adaptación, debemos concentrarnos en mitigar el impacto del cambio climático. La mitigación combate directamente las causas originales del problema y requiere de cambios fundamentales en las políticas energéticas, ya que sin una reforma, el mundo no podrá evitar que el calentamiento global alcance niveles peligrosos.

La mitigación involucra la toma de acciones para reducir los efectos del cambio climático. La meta final de estas actividades es restaurar el equilibrio natural entre la cantidad de gases de efecto invernadero que se emite en la atmósfera y la cantidad que puede absorber la Tierra. Entre más tiempo tardemos en actuar, mayores serán las concentraciones atmosféricas de los gases de efecto invernadero y más difícil será estabilizarlas. Algunos científicos recomiendan que tratemos de estabilizar la concentración de gases de efecto invernadero a 450 ppm, lo cual resultariá en un aumento de la temperatura mundial promedio que se espera será de cerca de 3C. Lograr este objetivo requiere de cambios radicales en las politicas energéticas que reducirían de manera significante las emisiones de gases de efecto invernadero.


¿Qué debemos hacer acerca del cambio climático?

Cada año de retraso en la disminución de emisiones incrementa la reserva de gases de efecto invernadero en la atmósfera, lo cual nos lleva hacia a un aumento de temperatura en el futuro. La mitad de cada tonelada de CO2 permanece en la atmósfera por mucho tiempo (desde varios siglos hasta varios miles de años). Los restos de CO2 emitidos por los primeros motores de vapor impulsados por carbón del siglo XVIII siguen en la atmósfera, así como los restos de la primera central térmica de carbón diseñada que Thomas Edison diseñó en 1882. Las personas que vivirán al principio del siglo XXII tendrán que sufrir las consecuencias de nuestras emisiones de la misma manera en la que nosotros estamos sufriendo las consecuencias de las emisiones que han tenido lugar desde la revolución industrial; lo cual quiere decir que lo que hagamos hoy para estabilizar las emisiones no afectará las temperaturas promedio sino hasta mediados de la década de 2030.

Para poder alcanzar el objetivo de estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en 450 ppm CO2e, la cantidad de estos gases emitidos en la atmósfera no deberá rebasar 14.5 Gt de CO2; el nivel actual es el doble de esta cantidad, es decir, 29 Gt de CO2. Como se ha mencionado con anterioridad, la estabilización de los gases de efecto invernadero necesita un equilibrio entre la cantidad que permanece en la atmósfera y la capacidad de la Tierra de absorberlos.

Para cumplir este objetivo, se necesitan tres elementos para estabilizar con éxito la concentración de gases de efecto invernadero. Primero, los consumidores e inversionistas deben cambiar la demanda actual a una demanda de fuentes de energía baja en carbono. Los gobiernos juegan un papel muy importante en la promoción de esta transición a una economía baja en carbono; son ellos quienes pueden establecer patrones, brindar información a los sectores público y privado y apoyar la investigación y el desarrollo. En segundo lugar, los países ricos deben tomar el liderazgo y disminuir sus emisiones de manera rápida y profunda, deben reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero a un 30% para el 2020 y a un 80% para el 2050. Y en tercer lugar, se debe tomar una medida en cuanto al precio del carbono para así reducir las emisiones al gravar o comerciar el carbono.


El papel de las Naciones Unidas en la lucha contra el cambio climático

Las Naciones Unidas han desempeñado un papel crucial en la consolidación de un consenso científico sobre el cambio climático al incluir este tema en las primeras planas de los medios internacionales y al instar a los Jefes de Estado a tomar acciones.

En 1988, en una época en la que la mejor investigación disponible empezaba a indicar la posible gravedad del problema, el PNUMA y la Organización Meteorológica Mundial se unieron para formar el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio climático para compartir sus conocimientos sobre el cambio climático e indicar cuáles eran los pasos a seguir.

Ciento noventa y dos naciones ratificaron la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio climático (UNFCCC), un tratado internacional para responder a los retos impuestos por el cambio climático. Esta convención fue un gran logro ya que reconocía la existencia un problema. Su objetivo final es el de estabilizar las concentraciónes de gas de efecto invernadero "a un nivel que evitaría una interferencia antropogénica (causada por el hombre) peligrosa con el sistema climático". La Convención deja caer la carga más pesada de la lucha contra el cambio climático en los países industrializados, ya que ellos son las fuentes de la mayoría de las emisiones pasadas y actuales. Se espera que dichos países, así como doce "economías en transición" (países en Europa Central y Oriental) regresen a los niveles de emisiones de 1990 para el año 2000. Además, los países industrializados estuvieron de acuerdo en apoyar las actividades contra el cambio climático en los países en desarrollo brindándoles apoyo financiero y compartiendo sus conocimientos tecnológicos con las naciones menos adelantadas. Ya que el desarrollo económico es importante para los países más pobres del mundo y tal progreso es difícil de lograr sin aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero, la Convención acepta que las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por países en desarrollo aumenten en los próximos años; sin embargo, pretende ayudar a estos países a limitar sus emisiones de una manera en la que no mermen su progreso económico.

El Protocolo de Kyoto, un acuerdo internacional relacionado con la UNFCCC, se celebró el 11 de diciembre de 1997 y entró en vigor el 16 de febrero de 2005. Un total de 174 países han ratificado este protocolo que tiene los mismos objetivos que la UNFCCC. No obstante, el Protocolo se diferencia de la Convención en que mientras la Convención insta a los países industrializados a controlar sus emisiones de gas de efecto invernadero, el Protocolo los compromete a hacerlo. El Protocolo de Kyoto establece objetivos vinculatorios para 37 países industrializados y la Comunidad Europea para reducir las emisiones de gas de efecto invernadero. Estados Unidos es el único país industrializado que no aceptó el Protocolo de Kyoto, en el cual los países desarrollados se comprometen a reducir sus emisiones combinadas de gases de efecto invernadero a un promedio de 5% por debajo de los niveles de 1990 para el 2012.

Se debe llegar a un nuevo acuerdo internacional sobre el cambio climático para asegurar que se van a tomar las medidas necesarias inmediatamente después del 2012, que será el fin de la etapa actual del Protocolo de Kyoto. En la preparación para las nuevas negociaciones, más de 10,000 participantes, incluyendo a representantes de más de 180 países junto con observadores de organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, se reunieron en Bali, Indonesia para entablar un nuevo proceso de negociación para combatir el cambio climático con el objetivo de completar este proceso para el 2009 en la decimoquinta sesión de la Conferencia de las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio climático en Copenhague. El objetivo principal de esta conferencia será establecer compromisos más estrictos en la reducción de las emisiones por parte de los países industrializados, lo cual va más allá de lo acordado en el Protocolo de Kyoto.

Las Naciones Unidas es el único foro, a través de la UNFCC, en el que 192 países miembros pueden realmente cumplir el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero después del 2012 con diferentes perspectivas y economías pero con una atmósfera en común.

Algunos aspectos para reflexionar: Los científicos recomiendan que para poder estabilizar la concentración de los gases de efecto invernadero, los países industrializados tienen que reducir sus emisiones un 30% para el 2020 y en un 80% para el 2050 con respecto a sus niveles en 1990. Hacer que 37 países industrializados (sin incluir a Estados Unidos) acuerden reducir en un 5% sus emisiones respecto a las que tenían en 1990 fue un proceso difícil. ¿Qué cree que se necesite hacer para hacer que acuerden reducir mucho más sus emisiones en la siguiente ronda de negociaciones?


Cambio climático y derechos humanos

El 10 de diciembre de 2008 estaremos celebrando el sexagésimo aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual fue un logro colosal en la historia del mundo. Significó la primera vez que:

  • Los derechos y libertades de los individuos se establecieron a detalle; y
  • La comunidad internaciónal reconoció que los derechos humanos y las libertades fundamentales son aplicables a cualquier persona, en cualquier lugar.

Los redactores de la Declaración estaban emitiendo una respuesta a la tragedia humana que ya se había presentado. El cambio climático es diferente, ya que es una tragedia humana continua. Si no se actúa ahora, se estarán violando los derechos humanos de la gente pobre y de las generaciónes futuras. Como lo expresa un conocido proverbio de los autóctonos americanos, "No heredamos la Tierra de nuestros padres, sino que la tomamos prestada de nuestros hijos".

La Conferencia de Estudiantes sobre Derechos Humanos explorará los siguientes subtemas, los cuales subrayan la vulnerabilidad de los pobres y las generaciones futuras:

  • Cambio climático y el derecho a la igualdad
  • Cambio climático y el derecho a la vida
  • Cambio climático y esclavitud
  • Cambio climático y los derechos económicos y sociales
  • Cambio climático y educación
  • Cambio climático y derechos culturales

Al estudiar estos seis temas, identifica ejemplos concretos de situaciones en las que se violan tales derechos; se han incluido algunos en la descripción de cada tema. ¿Cuántos más puedes encontrar en los recursos que tienes a tu alcance en Internet?


1. Cambio climático e igualdad

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos.
(Artículo 1 – DUDH)
Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.
(Artículo 2 – DUDH)


Comerciantes ambulantes vendiendo plátanos en Madras, India.© UN Photo/John Isaac


Los Articulos 1 y 2 expresan los principios generales de los derechos humanos. El principio de la no discriminación establecido en el Artículo 2 se aplica a los démas derechos; éste afirma el valor de la diversidad y la necesidad de igualdad para poder vivir de manera pacífica. El principio que integra el Artículo 2 fue precedido por la Carta de las Naciones Unidas, que proclama "la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas"

El cambio climático presenta un desafío directo a la desigualdad que permite que los países ricos, los cuales han contribuido en gran parte a las emisiones de gas de efecto invernadero, a que continúen sin restricciones mientras que los países pobres, que históricamente han contribuido menos, soporten en mayor medida la carga que representan los efectos del cambio climático. Como se mencionó antes, los pobres que viven en países en desarrollo gozan de una red de seguridad social débil y de infraestructura limitada para adaptarse a los efectos del cambio climático en comparación con los que viven en países ricos. Por ejemplo, es más difícil que los pequeños agricultores, quienes tendrán que lidiar con las pérdidas ocasionadas por las tormentas intensas e inundaciones, se adapten a la adversidad que los hogares que tienen la posibilidad de confiar en seguros privados, ahorros o la venta de bienes si es necesario. Se espera que el aumento de períodos de sequía y su frecuencia, así como el incremento de las inundaciones que ocurran como resultado del cambio climático, intensificarán el impacto hacia los más vulnerables (por ejemplo, los agricultores a pequeña escala, los habitantes de barrios de tugurios, la gente que vive en zonas costeras bajas). Además, las disparidades entre hombres y mujeres crecerán.

Aquí hay algunos ejemplos de disparidad en los géneros sobre los que se cree que el cambio climático tendrá un impacto:

  • Las mujeres rurales en los países en desarrollo son las principales productoras de comida para sus familias. Ellas también tienen la responsabilidad de acarrear agua y serán las más afectadas por la sequía. En muchos países, el cambio climático forzará a las mujeres y niñas a caminar más lejos para encontrar agua.
  • Luego de la tragedia, si un hombre que era jefe de familia muere, las restricciónes a los derechos jurídicos de las mujeres pueden limitar el acceso de la esposa al crédito necesario para su recuperación.4
  • Con frecuencia, las inundaciones matan a más mujeres que a hombres porque su movilidad es restringida y porque muchas veces no se les enseńa a nadar. En 1991, cuando un ciclón azotó Bangladesh, la tasa de mortalidad para las mujeres fue cinco veces más alta que la de los hombres.
  • Las niñas de la India fueron quienes más resintieron el aumento de los precios de alimentos como resultado de la escasez; ahí, la tasa de mortalidad para las niñas fue también mayor durante las sequías por falta de precipitación.

Dado que nuestras acciones van a tener un impacto en las vidas de las generaciones futuras, el cambio climático también está relacionado con el respeto a sus derechos humanos. Un solo fenómeno climatológico fuerte puede crear ciclos de atraso que persisten por generaciones. Por consiguiente, el cambio climático puede ser visto como un asunto de equidad que trasciende generaciones.


↑ Regresar arriba




Fotografía aérea de los estragos del ciclón "Nargis" en la región del delta del Irrawaddy.
© UN Photo/Evan Schneider

2. Cambio climático y el derecho a la vida

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
(Artículo 3 – DUDH)

El Artículo 3 coincide en parte con el Artículo 25 en lo concerniente a los derechos económicos y sociales, así como la noción de la seguridad de la persona, que se explica más detenidamente en los artículos 4,5 y 9; estos están relacionados con la esclavitud, la tortura y la detención arbitraria.

El derecho a la vida está directamente amenazado por el cambio climático, que está creando las condiciones para que surjan patrones climáticos extremos. Se espera que dichas situaciones, tales como huracanes, tornados, ciclones, inundaciones y ondas cálidas, crezcan en número y sean la causa de más muertes. Por ejemplo, en Etiopía, una epidemia de cólera que surgió luego de inundaciones extremas en 2006, dio como resultado la pérdida de muchas vidas y la propagación de enfermedades. El derecho a la vida estará amenazado por la migración de especies que causan enfermedades como el paludismo y el dengue, los cuales se espera que se propaguen a nuevas áreas en las que antes eran desconocidos; esto implicaría un aumento en el número de personas que mueren por tales causas.

El aumento de las temperaturas en las regiones frías también puede causar pérdida de vidas. Por ejemplo, los cazadores inuits caen y quedan atrapados bajo el hielo con más frecuencia, dada la reducción del grosor de la superficie del suelo helado.

La noción de la libertad también es fundamental para entender el impacto que el cambio climático tiene en la vida de las personas. Cuando se redactó la DUDH, el representante de Líbano, el Sr. Azkoul, señaló que desde la Era de la Ilustración en el siglo XVIII hasta aquellos días,

la idea teórica de la libertad había evolucionado hasta llegar a ser una garantía de ciertos derechos y, en particular, de los derechos sociales. En los tiempos modernos, el derecho fundamental era el derecho de los individuos a desarrollar su persona por completo, lo que implicaba el derecho a todos los factores necesarios para tal desarrollo.5

Todo desarrollo se trata, ultimadamente, de expandir el potencial humano y las libertades humanas. Lo que a las personas frecuentemente les cuesta trabajo entender es que el desarrollo implica tener la oportunidad y la libertad para hacer crecer nuestras habilidades a su máximo nivel. Esto no puede suceder sin estar libres de la miseria, el hambre, el analfabetismo y la enfermedad. Tener un estándar decente de vida nos da los medios para ir tras nuestros sueños y deseos. Los derechos humanos aparecen cuando reconocemos que todos deben tener las mismas oportunidades para desarrollar lo más posible sus habilidades.

Hoy en día, cerca de mil millones de personas viven en pobreza extrema, lo que se define comúnmente como vivir con menos de un dólar al día. En el año 2000, la reunión de líderes mundiales más grande tuvo lugar en las Naciones Unidas para que éstos se comprometieran con el apoyo a reducir significativamente la pobreza para 2015. Se han tenido avances colosales en desarrollo humano: Tanto el número de personas que viven con menos de un dólar al día como las tasas de mortalidad infantiles se redujeron; al mismo tiempo, la esperanza de vida ha aumentado y también el número de niños que terminan sus estudios en la escuela primaria. Sin embargo, el calentamiento global tiene el potencial de destruir todo el progreso que se ha alcanzado y es una amenaza directa a nuestros esfuerzos para erradicar la pobreza extrema en todo el mundo.

↑ Regresar arriba


3. Cambio climático y esclavitud

Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre.
(Artículo 4 – DUDH)

La abolición de la esclavitud fue uno de los primeros derechos humanos en convertirse materia de derecho internacional. Los estándares anti-esclavitud han sido regulados por instrumentos internacionales desde antes de la Liga de las Naciones o la Organización de las Naciones Unidas. No obstante, a pesar de la condena universal, prácticas similares a la esclavitud continúan siendo un problema grave y persistente. Los traficantes de seres humanos aprovechan los desastres naturales relacionados con el clima y son con frecuencia los primeros en llegar a la zona afectada para recoger a niños y mujeres jóvenes desaparecidas durante las primeras 72 horas. Ya que estos sucesos son cada vez más numerosos, la posibilidad de que los niños se conviertan en víctimas del tráfico puede incrementarse.

↑ Regressar arriba


4. Cambio climático y derechos económicos y sociales

Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.
(Artículo 25 – DUDH)



Vista aérea del Glaciar de Grey Lake durante la visita del Secretario General Ban Ki-moon para presenciar de primera mano los efectos del cambio climático en los glaciares que se derriten.
© UN Photo/Eskinder Debebe

Entre las cuatro libertades expuestas por el presidente Franklin D. Roosevelt en 1941, la "libertad de trabajo" fue considerada la más innovadora. La discusión de los derechos naturales en el siglo XVIII y los derechos civiles en el siglo XIX no incluían ningún asunto que tuviera que ver con necesidades básicas como comida, vestido, vivienda y atención médica; dichas necesidades son los bloques que conforman el desarrollo humano y el enfoque principal del Artículo 25.

El calentamiento global representa una amenaza a estos derechos en distintas áreas. El impacto del cambio climático a largo plazo incrementará la inseguridad alimentaria y el número de personas malnutridas. El cambio climático ya ha comenzado a interferir con la caza de subsistencia y la agricultura; Además, la acidez creciente en los océanos va a reducir aún más los bancos de peces de los cuáles dependen millones de personas para obtener alimento e ingresos. El colapso de otros ecosistemas va a llevar a una pérdida de los medios de subsistencia, así como a la desnutrición.

La pérdida de biodiversidad está generando un impacto significativo en los pueblos indígenas. Un clima más cálido en el norte está ocasionando la reducción de las fuentes de alimento tradicionales de las que los grupos indígenas de dicha zona han dependido por generaciones. Por ejemplo, en la isla St. Paul, en Alaska, el incremento de las temperaturas han reducido las oportunidades de subsistir mediante la caza porque algunas especies han abandonado la isla. Observaciones relativas al clima hechas en las Islas Aleutianas han indicado la presencia de especies de peces de agua caliente no endémicas que compiten por los recursos que las especies tradiciónales y los mamíferos marinos necesitan para sobrevivir.

El creciente nivel de los océanos incrementará el número de las personas desplazadas de sus hogares. Como se ha dicho antes, el clima extremo también traerá como resultado un daño a la propiedad, lo que forzará a los pobres a vender sus bienes, y, si esto no fuera suficiente, a reducir su alimentación, su gasto en asuntos de salud y a sacar a sus hijos de la escuela. Los pobres tienen más dificultades para recuperarse luego de un desastre natural que los ricos. después de la inundación de Bangladesh en 1998, los hogares más pobres fueron forzados a adaptarse en tal forma que hubo pérdidas a largo plazo en lo que concierne a la nutrición y la salud. La sequía en Zimbabue, entre 1982 y 1984, dio como resultado pérdidas a nivel educativo que representaron un 14% de decremento en los ingresos vitalicios.

Los fenómenos climáticos extremos también llevarán al aumento de las enfermedades. Por ejemplo, en el centro de México, la probabilidad de que alguien enferme aumentó un 16% luego de una sequía, y 41% luego de una inundación. Es factible que los sistemas de salud pública en los países pobres se saturen con la demanda creciente de atención a la salud. Los pobres están de cara a una doble amenaza impuesta por el cambio climático: un mayor riesgo de enfermedad y menos recursos para tratamiento médico.

↑ Regresar arriba




Estos jóvenes bolivianos obtienen un ingreso precario por medio de la pesca en el lago Titicaca.
© UN Photo/Jean Pierre Laffont

5. El cambio climático y el derecho a la educación

Toda persona tiene derecho a la educación.
(Artículo 26 – DUDH)

La educación es uno de los aspectos más importantes del desarrollo. Sin embargo, la tensión económica que el cambio climático genera intensificará la presión de mandar a los niños a trabajar en vez de que asistan a la escuela. En Nicaragua, luego del huracán Mitch en 1998, el porcentaje de niños que se vieron forzados a trabajar en lugar de estudiar creció de 7.5% a 15.6%. Las consecuencias de no ir a la escuela pueden perdurar para toda la vida, como ocurrió después de la sequía de Zimbabue en los años ochenta.

↑ Regresar arriba




Dos hombres inuit miden el grosor del hielo en el Ártico canadiense.
© Environment Canada

6. Cambio climático y derechos culturales

Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad.
(Artículo 27 – DUDH)

El cambio climático está teniendo un impacto dañino en las propiedades protegidas bajo el Convenio sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural, adoptado por la UNESCO en 1972, para salvaguardar el patrimonio cultural y natural que se considera de un valor extraordinario para la humanidad. estos sitios pertenecen a todos los pueblos del mundo sin importar en qué territorio se localicen.

El cambio climático va a forzar a algunas especies de flora y fauna a emigrar porque no serán capaces de adaptarse a los cambios en el ambiente o porque el ecosistema del cual dependen se colapsará. Esto presenta un problema para la conservación de zonas de gran biodiversidad clasificadas como Sitios de Patrimonio Mundial. Los artefactos arqueológicos enterrados se podrían perder rápidamente como consecuencia de las inundaciones en aumento, los cambios en las precipitaciónes o el derretimiento del permahielo. Además, algunas de las propiedades consideradas patrimonio cultural importante que estén localizadas en zonas costeras podrían estar amenazadas por el nivel del mar en aumento, así como erosión de las costas.

La pérdida de los recursos naturales, resultado del cambio climático, puede interferir con la transmisión de cultura de una generación a la otra. Esto es cierto en especial cuando se habla de comunidades indígenas. En las palabras de un hombre inuk de la región del Ártico, "la curva de aprendizaje para [los jovenes] se acorta. Mientras menos tiempo pasen cazando, menos aprenden, ya que se tiene que aprender del clima, las corrientes, el mar y el hielo Sin no salen a cazar, no hay hielo, y entonces no están aprendiendo lo que necesitan aprender"

↑ Regresar arriba



 


Del 3 al 5 de Diciembre de 2008


Escuela Internaciónal de las Naciónes Unidas, Nueva York

Sede de las Naciónes Unidas, Nueva York

Centro de Infomacian de Naciónes Unidas
en la Ciudad de Mexico


Alumnos de ensenanzas medias y secundarias (Grados de 7 a 12))


Cambio climático y Derechos Humanos

 

Utilice nuestros recursos en línea para investigar sobre los subtemas de la conferencia

 

 



UN Cyberschoolbus - Home comments and suggestions: cyberschoolbus@un.org Copyright © 1996- United Nations